No es el gobierno, es el Ente mismo, y por el pan baila el perro, ¿puede ser de otra forma?.

Ramón Pedregal Casanova.

 

Estos días los periódicos sionistas españoles vienen anunciando cambios de gobierno en Israel, mientras presentan los nombramientos de responsables como giros del gabinete, dimite un ministro y le sustituye otro encargado de continuar la colonización. El ente colonialista es ilegal, por más que adopte una función gobernante, de modo que no es su formación de grupo administrador sino su institucionalización desde el nacimiento la que es antidemocrática. El ente colonial sionista además da fuerza a su carácter, es racista, teológico, y ha sido denunciado en todos los organismos internacionales por sus Crímenes de Guerra y de Lesa Humanidad, quiere decirse: no prescriben. Si lo expuesto lo hubiese hecho cualquier gobierno que pretenda independizarse del Imperio ¿cómo le habrían tratado el gobierno de EEUU y los gobiernos europeos?. Pero no, eso hoy es imposible, ningún gobierno independiente del Imperio comete los crímenes que Israel lleva a cabo: sus guerras contra la población de Gaza y su hostigamiento a los pescadores arrinconados en 6 millas de mar, cuando deberían disponer de 20; sus expulsiones de la población nativa; su muro ilegal; su práctica de leyes extraídas del colonialismo británico y del apartheid sudafricano; sus 7.000 palestinas y palestinos en prisión, desde niños y niñas hasta gentes ancianas; sus ejecuciones lo mismo públicas que con nocturnidad, en ciudades y pueblos de Palestina desde el año 1948; su negativa a la vuelta a Palestina de la población refugiada; … Israel siempre contra toda Legalidad Internacional: ¿puede ser de otra forma habiendose creado de manera artificial por la Organización Sionista Mundial (WZO por sus siglas en inglés), Inglaterra, Francia, Alemania Nazi y EEUU, principalmente?.

El capítulo menos conocido del ente sionista, que ha ocultado con sus aliados, es su colaboración con el régimen nazi. El grado de implicación entre sionistas y nazis fue tal que llegaron a plasmar su hermandad en cuerpos de ejército, documentos y detalles conmemorativos, como por ejemplo el medallón que celebra la visita a Palestina del gerifalte de las SS Leopold von Mildensten y su séquito, junto con la representación de la Federación Sionista, esa era la organización colaboracionista, encabezada por Kurt Tuchler, para transferir los primeros miles de colonialistas judío-sionistas como pago por sus servicios al nazismo.  El medallón tiene en una cara la estrella de David con las palabras “Palastina ein nazi farth nach” y por la otra tiene la esvástica nazi, la cruz gamada, con el escrito “Underz´ahlt Davon Im Angriff”. Las dos partes hermanadas firmaron un contrato que denominaron “Contrato de transferencia”, por el que los nazis facilitaban la instalación de los sionistas en Palestina, y prestaron 90 millones de dólares a la organización de éstos para que invirtiese comprando maquinaria alemana, así los sionistas contribuían a mantener la industria de sus criminales protectores.

Y como por el pan baila el perro, el ente sionista al salir de la Segunda Guerra Mundial se volvió a la potencia que podía garantizar la partición de Palestina y proyectar el dominio estratégico sobre Oriente Medio, el imperialismo yankee mediante una fuerza mercenaria de ocupación. Y el gobierno estadounidense y los organizadores sionistas provenientes del nazismo firmaron el mismo Acuerdo, desde entonces el gobierno imperialista entrega miles de millones de dólares a los sionistas para que los gasten en armamento del complejo militar estadounidense, contribuyendo de este modo al sostenimiento de la mayor industria de ese país, miles de millones que en 2016 pueden alcanzar los 4.000 y el año que viene estarán  en los 5.000.

La fuerza sionista ocupante de Palestina había sido proyectada en un primer Acuerdo que las potencias coloniales de 1916 firmaron, el de “Sykes-Picot”. Inglaterra y Francia se disponían a colaborar en su vuelta neocolonial, contando para el establecimiento de sus intereses con los sionistas, estos se disponían a hacer el trabajo que les fuese asignado. “Por el pan baila el perro”, dice el refrán. Antes de la Segunda Guerra Mundial los nazis, y los yankees después, los dos protectores y el ente colonial, se dieron y se dan atribuciones divinas para justificar invasiones, matanzas, y robos a gran escala, con los que han causando y causan a la Humanidad los mayores  destrozos que se conocen. De esas fuentes procede la potencia ocupante de Palestina, luego no es el gobierno sionista “democrático” que nos dicen los periódicos sionistas españoles, solo por el cambio de ministros, porque su cuerpo en sí mismo ha nacido de la antidemocracia, de la antijusticia, de la antiigualdad, y así vive contra los pueblos del mundo, colonialista, racista, y teocrático. Situándose siempre como aliados y servidores de las más terribles fuerzas que ha habido en la Historia, ¿pueden decirnos que el sionismo es “democrático”?, ¿el sionismo puede ser de fondo y forma diferente a como es?.

Ramón Pedregal Casanova es autor de “Gaza 51 días”, “Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios”, y “Dietario de crisis”. Es presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y de Estudios Sociales, AMANE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s