Estudiantes palestinos en Cuba: la lucha por la patria perdura

El deseo de alcanzar la victoria emancipatoria para su pueblo y construir una patria con identidad propia, impulsa a los jóvenes palestinos a prepararse en diferentes profesiones, así lo expresaron Ahmed Abubacher, Areej Alkhawga y Ahmed Almanassra, estudiantes de medicina en La Habana a Granma Internacional

Autor: Nuria Barbosa León | internet@granma.cu

f0047433

Danza típica palestina ejecutada por jóvenes de esa nacionalidad en Cuba. Foto: (cortesía ICAP), Karoly Emerson

El deseo de alcanzar la victoria emancipatoria para su pueblo y construir una patria con identidad propia, impulsa a los jóvenes palestinos a prepararse en diferentes profesiones, así lo expresaron Ahmed Abubacher, Areej Alkhawga y Ahmed Almanassra, estudiantes de medicina en La Habana a Granma Internacional.

f0047427Ahmed Abubacher estudia medicina para regresar a Palestina y atender a sus compatriotas y a las víctimas de la opresión del régimen sionista de Israel. Foto:(cortesía ICAP), Karoly Emerson

Historias de muertes en la Franja de Gaza testimonia Ahmed Abubacher, tercer hijo en una familia de cinco hermanos con padres dedicados al magisterio. Sufrió el asesinato de dos primos, el encarcelamiento de un tío y la devastación de sus campos de olivo por los buldócer israelíes.

Selecciona estudiar medicina para ayudar a sus compatriotas, que sufren la brutal opresión del régimen sionista que dispone de un ejército fuertemente armado y poseedor de armas nucleares. El pueblo palestino se defiende con piedras, cuchillos y mucho amor a la patria, afirma.

“En mi país hay miles de víctimas de la guerra con secuelas físicas por la falta de algún miembro motor o psicológicas por la pérdida de los seres queridos, de ahí que, estudio con mucho tesón para concluir la carrera y regresar a mitigar el desastre humano ocasionado por un conflicto militar que dura más de 60 años”, explica el joven de 22 años.

Actualmente cursa el 5to año en la facultad capitalina Manuel Fajardo: “En Cuba nos relacionamos con jóvenes de un centenar de países y a ellos le transmitimos nuestras historias de vida. He tenido compañeros que desconocen de la existencia de un territorio llamado Palestina. Otros comentan de la Franja de Gaza a través de la versión israelí, que nos designan invasores cuando somos los invadidos, pero una vez que entienden de nuestra situación colonial nos acompañan en todas las jornadas de lucha”.

Fuera del horario docente, el colectivo de palestinos en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) organiza conciertos, proyección de audiovisuales, charlas y actos públicos, con el apoyo de las autoridades y profesores, comenta la joven también de 22 años Areej Alkhawaga, agrega:

Calificó a la ELAM como una experiencia extraordinaria pues, “convivimos con jóvenes de África, Asia, Latinoamérica y el Caribe, hasta del propio Estados Unidos”, agrega. Diariamente se contactan en las áreas comunes, en las galas culturales y en los juegos deportivos. Aprenden a fortalecer su conciencia nacional en la medida que recibe las experiencias de otros países”.

f0047429Areej Alkhawaga vive en Ramallah y conoció de Cuba a través de dos tíos egresados en universidades de la Isla. Foto: (cortesía ICAP), Karoly Emerson

A su criterio, los cubanos son conocedores de la causa colonial de Palestina, porque los medios de prensa informan de cada uno de los sucesos acontecidos en el Medio Oriente, sin embargo el tema es recurrente dentro de la población que insiste en indagar hasta en los más mínimos detalles.

Areej procede de Ramallah en Cisjordania, y conoció de Cuba a través de dos tíos, que egresaron en los años 80 de universidades de la Isla, uno se graduó de médico y el otro de ingeniero.

“Al llegar sentimos mucha nostalgia por la familia, pero el aprendizaje del idioma español nos consume todo el tiempo”. En los primeros seis meses, la mayor parte de las horas lectivas se dedican a la lectura, escritura y la expresión oral.

“Para luego en los meses siguientes estudiar asignaturas del preuniversitario como matemática, biología, química, que validan nuestro conocimiento. Al cabo de unos tres meses uno comienza a entender pero hasta pasado medio año es que nos sentimos seguros comunicándonos en idioma castellano”, puntualiza.

Le gusta el método de enseñanza de la carrera de medicina, porque se fusiona la teoría con la práctica: “No sólo estudiamos con los libros, sino que aprendemos con el cuidado de los pacientes. Desde primer año asistimos a los policlínicos, en el tercero nos vinculamos a un hospital, participamos en las guardias médicas, en las confecciones de historias clínicas, las discusiones de casos y el seguimiento de las patologías. Aprendemos que la mejor terapia es la comunicación con los pacientes”.

f0047431Ahmed Almanassra estudia en el 5to año en la Facultad Salvador Allende, reconoce la laboriosidad de sus profesores para que sus clases sean entendidas.Foto: (cortesía ICAP), Karoly Emerson

Al respecto coincide su compañero Ahmed Almanassra y agrega: “Medicina es una carrera difícil en cualquier país, pero los profesores cubanos se esfuerzan mucho para que los estudiantes aprendan. Ellos se detienen y hablan despacio cuando un tema no es comprensible, en su tiempo libre hacen repasos y aclaraciones de contenidos, se apoyan de muchos medios de enseñanza para que sus clases sean entendidas”.

Su momento más difícil resultó cuando recibió una noticia el 7 de abril de 2011: “Vivo en un barrio radicado en el Este de la Franja de Gaza a unos 300 metros de la frontera con Israel. Mi padre inició la construcción de una casa, porque vivíamos con tíos y primos. Mi hermano menor quedó recogiendo escombros y limpiando el lugar. De repente los tanques israelíes comienzan a disparar hacia esa zona, mi padre corre de inmediato. Al llegar encuentra a mi hermano herido, busca la manera de sacarlo pero los soldados israelíes se dan cuentan de que hay personas vivas y arrecian los ataques. Por instinto, mi padre protege a su hijo con su cuerpo y es alcanzado por una bomba. Fallece en el incidente, aunque mi hermano sobrevivió”.

Un mensaje de gratitud hacia la solidaridad de los cubanos, el reclamo al derecho de una patria, el pedido de liberación de los presos políticos palestinos y el cese de la ocupación israelí, fueron los compromisos de estos tres jóvenes palestinos, que se forman como médicos en Cuba.

Fuente: www.granma.cu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s