La Locura Racional de Israel.

En el momento que escribo esto, la violencia entre comunidades está aumentando en Jerusalén, y se habla mucho de la posibilidad de una tercera intifada lanzada desde el territorio ocupado de Cisjordania. El nuevo libro, de Norman Finkelstein, El Método y la Locura: La Historia Oculta de Agresiones de Israel contra Gaza, se centra, en cambio, donde el conflicto en los últimos años ha sido más visible – la Franja de Gaza. 

54452Por Alex Doherty

Israel ataca deliberadamente a civiles e infraestructura civil.

En el momento que escribo esto, la violencia entre comunidades está aumentando en Jerusalén, y se habla mucho de la posibilidad de una tercera intifada lanzada desde el territorio ocupado de Cisjordania. El nuevo libro, de Norman Finkelstein, El Método y la Locura: La Historia Oculta de Agresiones de Israel contra Gaza, se centra, en cambio, donde el conflicto en los últimos años ha sido más visible – la Franja de Gaza. El libro detalla tres “guerras” de Israel en Gaza [1] – Operación Plomo (2008-09) Operación Pilar de Defensa (2012) y Operación Borde Protector (2014). El libro incluye material sustancial en el informe de 2009 de las Naciones Unidas, Misión para Investigar los Hechos en el Conflicto de Gaza (más comúnmente conocido como el informe Gold Stone). Y la retracción parcial del juez Richard Goldstone de sus conclusiones en abril de 2011. El libro también proporciona un análisis del asalto israelí al Mavi Marmara de la Flotilla de la Libertad en 2010.

La ‘Locura’ del título se refiere a los ataques deliberados de Israel contra los civiles e infraestructuras civiles en el curso de sus ataques a Gaza. Aunque los ataques de Israel contra la población civil de Gaza están contribuyendo a la erosión gradual de la posición internacional de Israel, que son, como Finkelstein demuestra, no simplemente una expresión de la irracionalidad de una sociedad cada vez más fanática. Más bien Finkelstein muestra que la violencia está al servicio de una estrategia completamente racional vis a vis con los adversarios de Israel. Al participar en ataques periódicos de derramamiento de sangre, Israel busca restaurar su “capacidad de disuasión” en cuanto a sus enemigos estatales y no estatales. Israel utiliza simultáneamente la violencia para socavar las perspectivas de paz en términos que, dejando de lado la retórica, Israel encuentra inaceptable (la solución de dos estados en las fronteras de 1967).

Plomo Fundido

El primer ejemplo ilustrativo de la tesis de Finkelstein es la Operación Plomo Fundido (2008-09). Finkelstein localiza la causa del conflicto no en los ineficaces ataques con cohetes de Hamas (que Israel había provocado por romper el alto el fuego), sino en la necesidad de infundir miedo en Hamas y sus adversarios regionales tras la debacle de su guerra del 2006 contra Hezbolá, junto con la necesidad de evitar una ‘ofensiva de paz’ de Hamas. La continua ocupación ilegal de Israel depende de la pretensión de que no tiene socios para la paz. Sin embargo, las acciones de Hamas antes de Plomo Fundido estaban haciendo que la ficción sea cada vez más difícil de mantener. Hamás había respetado el alto el fuego e (incluso a la vista de los altos funcionarios de inteligencia israelíes) se movía hacia la aceptación de la solución de dos estados en las fronteras del 67.

Después de la conclusión del conflicto, el informe Goldstone describe Plomo Fundido como un “ataque deliberadamente desproporcionado diseñado para castigar, humillar y aterrorizar a la población civil”. Sin embargo, como señala Finkelstein, uno no necesita consultar investigaciones de la ONU o el análisis de los recursos humanos de las organizaciones de derechos para obtener una buena imagen de lo que la operación llego a ser. Finkelstein cita los comentarios del entonces ministro de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni de Israel hacia el final de la operación:

“Hamas entiende ahora que cuando disparas a los ciudadanos [de Israel] la respuesta será salvaje – y esto es una buena cosa… Israel demostró un real vandalismo durante el transcurso de la reciente operación reciente, vandalismo que yo exigí”.

Las estadísticas frías también dan una indicación bastante clara de la clase de “guerra” que fue Plomo Fundido – en el curso de la operación 1.400 palestinos murieron, entre ellos 300 niños. Israel, en cambio, sufrió diez bajas militares (cuatro de ellos debido a ‘fuego amigo’) y tres civiles muertos.

En la primavera de 2011 el juez Richard Goldstone hizo una retractación parcial de las conclusiones del informe de la ONU que lleva su nombre. La justificación de Goldstone para su retractación fue que la nueva información que había salido a la luz desde la publicación del informe ponía sus conclusiones iniciales en tela de juicio. Sin embargo, como Finkelstein demuestra ampliamente. Qué más información salga a la luz, de hecho, sirvió para reforzar aún más las conclusiones del informe (que por cierto Goldstone y tres colegas más lo sostuvieron). Parece razonable suponer, como dice la crítica de Finkelstein, que la presión intensa a la que Goldstone fue sometido, a la estela del informe, fue la verdadera causa de tan inexplicable giro.

Sangre en alta mar

En 2010, la Flotilla de la Libertad Internacional navegó a Gaza en un esfuerzo por romper el bloqueo israelí – en vigor desde que Hamas comprobó un golpe a Fatah respaldado por Estados Unidos en 2007. En medio de la noche, los comandos israelíes bajaron sobre la cubierta del Mavi Marmara – un barco Turco que llevaba 10.000 toneladas de suministros y 700 pasajeros. En el transcurso de la operación, los soldados Israelíes mataron a ocho ciudadanos turcos y un turco-estadounidense. Como Finkelstein lo dice, Israel podría haber abordado el barco a la luz del día o deshabilitado la nave y remolcarla al puerto – pero puso en marcha una dramática incursión estilo comando en el medio de la noche. Finkelstein argumenta que las intenciones de Israel en la selección de este enfoque de mano dura fueron en primer lugar para aumentar los costes de la solidaridad internacional y en segundo lugar, para compensar los recientes reveses militares de Israel. Aunque parezca increíble, como relata Finkelstein, los Israelíes habían ensayado la redada durante semanas e incluso construyeron un modelo del Mavi Marmara, en preparación para su atrevida función. A pesar de sus planes mejor trazados, los comandos navales se las arreglaron para meter la pata en la misión – tres soldados fueron capturados por los pasajeros desarmados, y el incidente se convirtió en un desastre de relaciones públicas, embarazoso para Israel.

Locura restringida

En noviembre de 2012, Israel lanzó la Operación Pilar de Defensa – un asalto aéreo de ocho días en la franja de Gaza. La operación se inició con las afirmaciones inverosímiles habituales de las autoridades israelíes de que Israel estaba actuando puramente con el fin de defenderse de los cohetes de Hamas. Desde el comienzo de 2012 sólo un israelí había sido asesinado por los proyectiles Palestinos mientras 78 Palestinos habían muerto en ataques aéreos Israelíes (por no hablar del enorme sufrimiento infligido por tierra y el ilegal bloqueo marítimo). La verdadera razón del asalto de Israel fue un cambio en el equilibrio de poder en favor de Hamas. Lo primos ideológicos de Hamas en Egipto, la Hermandad Musulmana, habían llegado al poder, Turquía se había convertido en un crítico cada vez más vociferante de Israel y el emir de Qatar había visitado Gaza, prometiendo cientos de millones de dólares. Aunque el aumento de la respetabilidad internacional de Hamas fue la causa para el asalto de Israel, también tuvo el efecto de limitar el alcance de la agresión israelí. Como detalles Finkelstein, Turquía y Egipto dejaron claro que no iban a consentir una invasión terrestre israelí. El menor control punitivo de Egipto del paso de Rafah, hecho en el que los medios de comunicación internacionales tuvieron una fuerte presencia en el territorio. Además, en la estela del informe Goldstone, Israel realmente temía la posibilidad de que líderes israelíes sean acusados por la Corte Penal Internacional. En consecuencia ‘sólo’ setenta Palestinos murieron en el transcurso de la operación. El eventual cese del fuego fue una severa derrota para Israel – se pidió un alto el fuego mutuo, no el alto el fuego unilateral que Israel había querido. No incluyó ninguna condición previa respecto el arsenal de Hamas de cohetes, e incluía referencias veladas a levantar el bloqueo. El gobierno de Obama apoyó el texto del cese al fuego, no a causa de nuevos reparos con respecto a la violencia de su vasallo en Medio Oriente, sino debido a que la administración estaba cortejando al nuevo gobierno Egipcio.

Escribiendo en 2012, sobre el cambio en el equilibrio de fuerzas en la región y las implicaciones que daban algo de esperanza a la lucha palestina Finkelstein, comentó: “Los días de la Operación Plomo Fundido han terminado”. Lamentablemente eso fue decididamente prematuro. El golpe de Estado en Egipto, la disminución de preocupación Árabe por los Palestinos y el aumento de sus crisis domésticas, y el creciente aislamiento de Hamas preparó el escenario para el retorno a la violencia extrema de Plomo Fundido.

Operación Borde Protector

Una vez más, como describe Finkelstein, Israel lanzó la Operación Borde Protector en el contexto de la mejora de las perspectivas de paz. A finales de abril 2014 Hamas y Fatah habían formado un gobierno de unidad nacional, el que acordaba que Hamas no se oponga al apoyo del Presidente Abbas para las condiciones previas de Estados Unidos y de la UE para las negociaciones: el reconocimiento de Israel, la renuncia a la violencia y aceptar los acuerdos pasados. En junio tres adolescentes israelíes murieron en Cisjordania (donde, por supuesto, no habrían estado si Israel no habría transferido cientos de miles de israelíes para que ocupen ilegalmente el territorio). El asesinato de los tres adolescentes proporcionó el pretexto para cortar la cabeza a un verdadero proceso de paz. Una fracción rebelde del grupo Hamas sobre la que, como líderes israelíes sabían, los líderes de Hamas no tenían control, llevaron a cabo la atrocidad. Al igual que en el caso de la Operación Plomo Fundido, los Palestinos pagaron un peaje terrible – más de 2.000 Palestinos murieron, entre ellos 500 niños. Sin embargo, la mejora de las tácticas militares de Hamas infligieron una cifra significativa en el ejército Israelí – 66 soldados israelíes murieron en el curso de los combates.

Finkelstein concluye su libro con una súplica apasionada a los Palestinos para participar en manifestaciones no violentas de masas para acabar con la ocupación. Hay que darle crédito que no se asusta en describir lo que esto realmente significa: el martirio de Palestina en una escala masiva con el fin de hacer que el apoyo internacional a Israel insostenible. Sin embargo, el mejor rendimiento del ala militar de Hamas durante la OPI probablemente alienta a Hamás a creer que la opción militar sigue siendo una estrategia viable.

Cualquier defensor de los Palestinos va a ser una figura marginal dentro de la cultura política estadounidense, pero Finkelstein es probablemente más marginado de lo que ha sido nunca. Un fuerte crítico de la llamada solución de un solo Estado y los ambiguos objetivos del boicot, desinversión y sanciones (BDS), Finkelstein ha sido objeto de una gran cantidad de críticas por la mantener su posición.

Independientemente de lo que uno piense de la postura de Finkelstein sobre la solución al conflicto, o su visión de BDS, sigue siendo uno de los críticos más perceptivos de la ocupación cada vez más bárbara de Israel de Gaza y Cisjordania. Sería una tragedia menor si su último libro llegara a ser ignorado porque sus puntos de vista sobre una solución al conflicto están fuera de moda.

Alex Doherty es un co-fundador del Proyecto de la Nueva Izquierda y estudiante graduado en el departamento de Estudios de Guerra del King College de Londres. Ha escrito para Z Magazine y Open Democracy, entre otras publicaciones. Lo puedes seguir en twitter @alexdoherty7

Tomado de TeleSur

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s