Un día en Jerusalén: Guía turística para una ciudad minada

ciudad-vieja-de-jerusalenPor Liliane Blaser Aza

Si usted viaja por su cuenta y va a Jerusalén, cuya distancia de Ramallah es de 16 kilómetros (20 por carretera), debe salir con tiempo de antelación y solo puede hacerlo si cuenta con carnet de identificación (palestino de nacionalidad israelí), permiso temporal (palestino no israelí), o pasaporte de otro país (palestino con nacionalidad extranjera o persona extranjera). Puede tardar mucho en salir de una alcabala (check point) o poco. Va a depender de la decisión de un soldado israelí. Son indeterminables los tiempos de un check point. Si usted es judío israelí es difícil que salga de Ramallah o algún lugar en los territorios ocupados, porque les está prohibido entrar a ellos.

Un muro le acompañará en un trecho del camino. Es grande, alto y lleno de excusas. Al muro lo acompañan carteles, dibujos, puentes colgantes, en ocasiones, para retar la infamia, piedras, molotov y a veces sangre. Pero sigue allí. Hasta que la justicia humana imponga sus programas mínimos.

Catorce alcabalas adornan los lados del muro. Usted no tendrá problemas si posee un buen pasaporte, o un pasaporte diplomático o anda en un carro con placa israelí. De ser palestino, solo podrá pasar por cuatro de ellos a riesgo de tiempo y humillaciones.

En el camino a Jerusalén puede encontrarse con un rebaño de ovejas. Ellas no interrumpen la vía, pero el muro, las alcabalas y la ocupación, han interrumpido sus vidas.

Cuando llegue a Jerusalén la Ciudad Antigua es un destino obligado. Ocho hermosas puertas le abren el camino a través del muro construido por Suleiman, el magnífico sultán otomano, a un dédalo de calles en las que pululan, haciéndonos olvidar el terrible conflicto que nos rodea. Turistas, árabes, judíos, cristianos, y en las que pueden verse tiendas con hattas palestinas. Al lado de las tiendas también se observan el candelabro de siete velas de la religión judía e, incluso, camisetas subidas de tono. Una de ellas muestra un avión de guerra y dice “Estados Unidos, no te preocupes, Israel está detrás de ti”. Otra (ver galería) une tres imágenes-símbolos: el Che, el niño Handala* y Yasser Arafat. Otra dice: “Únete al ejército, viaja por el mundo, conoce gente interesante y… mátala”.

La Ciudad Antigua de Jerusalén alberga 25 mezquitas, 65 iglesias y 20 sinagogas. Las murallas que la rodean tienen 11 puertas, ocho de las cuales se encuentran abiertas en la actualidad: la Puerta de Damasco, la de Herodes, la de Jaffa, la de Sion, la de Al-Mahgarbeh, la de los Leones, la de San Esteban y la Puerta Nueva.

La Puerta de la Misericordia se encuentra cerrada. Eso ya lo sabemos, y desde hace tiempo, en estas tierras y en otras.

3272130794_b23eb6f96d_zHay cuatro barrios: el musulmán, el judío, el cristiano y el armenio.

Jerusalén fue decretada en 1947 como una zona desmilitarizada, entidad separada bajo la responsabilidad de la ONU que prepararía un estatuto para la ciudad con vigencia de 10 años y nombraría a un gobernador. Pero en la guerra del 48, Israel ocupa el sector occidental de Jerusalén y Jordania el oriental. En 1950, Israel proclama a Jerusalén como su capital y Jordania formaliza el control sobre la Ciudad Antigua, aunque a reserva de una solución definitiva de la cuestión de Palestina.

En la guerra de 1967, Israel logra ocupar Jerusalén oriental, y efectúa acciones demográficas y físicas que la Asamblea General y el Consejo de Seguridad han declarado reiteradamente inválidas. En 1980 adopta medidas para establecer su capital en una Jerusalén unificada y la Asamblea General considera que esto es una violación al derecho internacional.

Lo que hemos denominado eufemísticamente como acciones demográficas y físicas es una tarea de ocupación difícilmente imaginable en otra parte del mundo. Se trata de la destrucción de viviendas, de la construcción de casas sobre hogares palestinos (rodeándola por todos lados) y también la compra forzada de casa. Las dificultades económicas llevan a las familias palestinas a vender su vivienda y en adelante será ocupada por un judío israelí o será destruida para hacer otra edificación.

Usted verá en algunos lados de la carretera asentamientos israelíes y de otro, poblados palestinos. Es toda una historia la de las estrategias para poner a su favor la estadística de palestinos-israelíes en Jerusalén (como en todo el territorio).

Se podría escribir un libro sobre las excusas para imposibilitar los permisos de construcción en Jerusalén este y luego derrumbar las viviendas por falta de permiso. Se podría escribir un libro de ejemplos de cinismo. En 2011 se destruyeron al menos 20 veces chozas y otras estructuras en Al Araqib, pueblo “no reconocido” del Néguev, donde ya se habían llevado a cabo demoliciones en 2010. En julio, las autoridades israelíes demandaron a los habitantes del pueblo, a los que reclamaron 1,8 millones de nuevos shekels (500 mil dólares) por el coste de las reiteradas demoliciones y desalojos.

Puede perderse, por cierto, horas buscando la cifra exacta de las viviendas demolidas en Jerusalén. No son pocas.

Hay algunas excepciones a la extinción progresiva, por ejemplo, dos viviendas palestinas sobreviven, en medio de una colonia judía, a la entrada de Jerusalén. Sus habitantes se negaron a salir. Resistieron todas las presiones y algún dios les protegió. Están allí mostrando al mundo la posibilidad de no hacer la santa voluntad del ocupante.

En la tarde, usted puede regresar en un bus que sale por la calle Nablus, una ciudad al norte de Palestina con larga historia de resistencia.

Es posible, si es viernes, que al regreso se encuentre con una barrera de humo en la alcabala de Qalandia (frontera Ramallah-Jerusalén). Significa que hubo protestas. En el caso de hoy asistimos al atardecer de una protesta, hacia las 15 horas. Un denso humo negro tapaba prácticamente la vista del muro y la alcabala en los alrededores de Qalandia. Según las noticias, también hay protestas en el pueblo palestino de Kufr Qadoum cerca de los pueblos de Turmusaya (donde murió tras agresiones el oficial Ziad Abu Ein en la manifestación de hace una semana), y en Silwad y la tumba de Raquel cerca de Belén.

Las fuerzas israelíes respondieron con medios antimotines, según el Times de Jerusalén. Las fotos tomadas desde un autobús en marcha no son demasiado claras. El bus no se detuvo para acercarnos más. Un joven palestino, Muneer Abu Hussein, me envió las dos fotografías que tomó desde un lugar más estratégico del bus.

ciudad-vieja-de-jerusalen_1790701En Cisjordania ocurren manifestaciones esporádicas que generalmente culminan con muertos y heridos. Durante el año, han sido asesinadas al menos 50 personas por las fuerzas militares, una ofensiva diplomática cada vez con más frutos internacionales. Una resistencia cotidiana, heroica y persistente.

En cualquiera de los territorios ocupados hay ciudades en proceso de asfixia económica lenta, campos con destrucciones periódicas de olivos y otras siembras, así como agresiones psíquicas y físicas.

Así transcurre la vida de los palestinos de Cisjordania. Hasta nuevo aviso. Hasta el fin de la ocupación.

Inch´allah.

*Handala es ese niño que asiste, dando la espalda al lector y con las manos cruzadas por detrás, a la tragedia de Palestina, en las viñetas de Naji al Ali, asesinado de un tiro en la cara en Londres en 1987. Es un símbolo del expolio que los palestinos sufren desde 1948 y, por extensión, de la lucha misma contra la injusticia.

Al Shajarah (El Árbol), la aldea de Al Ali, fue uno de los 480 pueblos palestinos que desaparecieron del mapa arrasados por el ejército israelí.

El artista tenía 10 años cuando emprendió la vía del exilio, la misma edad con la que dibujó a Handala en 1969. Handala solo crecerá cuando retorne a Palestina. Proviene de Al Handal, el nombre árabe de la coloquíntida o tuera cuyo fruto es tan amargo que ni los hambrientos animales del desierto se alimentan de ella. El personaje del pequeño refugiado encarna “la amargura, la resistencia y la dignidad” de Palestina.

Tomado de TeleSur

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s